Amor, ¿a mí o a las máquinas?

¿Serias capaz de cambiar tu primer amor por tu propia vida?


Apoyados entre dos coches le miró fijamente y ya no siento nada. Lo había sido todo para mí, y ahora solo me causaba indiferencia. Le estaba diciendo adiós, para empezar mi nueva vida. He pasado los últimos cuatro años con él, en lo que he vivido situaciones que me venían grandes. He decidido que no puedo más, ahora es momento para mí y rehacerme. Me encuentro rozando mi mayoría de edad. Mi adolescencia, esa que todos deseamos vivir al máximo, la he perdido. He dejado de vivir experiencias por su inseguridad y sus celos. Yo lo he permitido, no he sabido ver que me pasaría factura. Las llamadas constantes para saber que hago y donde estoy, me saturan. Su nombre en el teléfono me provoca mucha angustia. Y su problema con el juego, esta en el punto mas álgido.

No puedo olvidar todo que he tenido que pasar. En este momento necesita ayuda, de gente profesional y de la gente que le quiera.


Las cosas siempre empiezan poco a poco, donde no aprecias que puedan ser un problema, hasta que alcanzan una inmensidad tan grande que no puedes controlar. No supe poner límites, mis límites. Si pienso en global de las cosas que hemos hecho, puedo resumirlo en bares y máquinas tragaperras.

a mi

Todo empieza bien….

Estaba a favor de ir a tomar algo de vez en cuando a un bar, aunque era nuestra monotonía. Al principio entre cerveza y cerveza comenzó a echar el dinero del cambio a la máquina, y termino….termino muy mal. No quería estar sentada, en un taburete de un bar apoyada en la máquina, viéndole jugar sin parar horas y horas. Si no había dinero, se sacaba en el cajero y se continuaba. Yo hablaba a una persona que permanecía absorta en una ruleta giratoria de fruta. ¿Esa era la vida que yo quería tener? ¿Qué futuro me esperaba?.

Al ser reticente de involucrarme más en su mundo, con su familia y amigos e ignorar el mío, me resultaba difícil explicarles lo que le estaba sucediendo y desconocía si ellos tenían alguna sospecha sobre esta situación. Mi familia, tampoco era consciente, no lo he comentado jamás.

Vaso a rebosar

Ayer fue el día que el vaso se llenó. Llevaba diecinueve horas desaparecido. No regreso a casa cuando nos habíamos despedido. Su familia estaba muy preocupada, pero no sabían dónde buscarlo, no cogía el teléfono ni contestaba a los mensajes. Sus amigos no le habían visto. Yo me lo imagine…..estaba en un bar. Con la llamada desesperada de su madre, cogí lo puesto y salí a buscarle. Recorrí bares y bares.

Volvía la noche y no le encontraba…hasta que, por fin, en el bar más oculto y cutre, le encontré. No parecía él, tenía otro semblante, los ojos inyectados en sangre y fuera de sí. Le puede sacar de allí y hablar. Y solo recibía insultos. Como no sabía como seguir haciéndome daño, me reconoció una infidelidad que yo sospechaba. Se alegraba de lo mal que lo había pasado por los insultos recibidos por parte de sus amigos….fue una locura.

maquinas

Hoy, ya habiendo digerido todo lo sucedido y analizando mi relación. Una parte de mi se considera egoísta por no continuar con él y ayudarle, pero la otra se encuentra incapacitada para hacerlo. Pesa mas la segunda. Me ha hecho daño, no puedo olvidar todo lo pasado. Son muchos años, en los que he permitido su control absoluto sobre mi. He dejado todo por él y solo he recibido, peleas y gritos. Deseo que se recupere y sea feliz, pero yo también debo conseguir esa felicidad.


Nos abrazamos, es un abrazo intenso, ha llegado la hora. Cruzo la calle y giro, ya no lo veo. No se si volveré a verle. Comienza el futuro de ambos. Como será….todavía esta por escribirse.

¿Qué sucedera?

La frase más importante que me he topado en todas las páginas especializadas es, “el primer paso para solucionarlo, es reconocer tu problema”. En un blog llamado mentes maravillosas hay un post relacionado que me gustaría que leyeras, te servirá de ayuda.

https://desahoga2.com

Published by

2 thoughts on “Amor, ¿a mí o a las máquinas?

Comenta, da tu opinión