Estoy gorda ¿ por eso me haces bullying?

Testimonio

Bullying, acoso, intimidación. Para ponernos en la piel de aquellos que han pasado o pasan por una experiencia así deberíamos conocer más testimonios.

Hace unas semanas hablando con una amiga que tuve la gran suerte de conocer en el instituto, me hizo reflexionar sobre este tema. Os comento que tengo la gran suerte de conocerla, porque en el instituto era considerada el bicho raro, la gorda de clase y con la persona que no debíamos juntarnos. A mí me gusta nadar contra corriente y no hacía caso a los demás. Pasado los años, continuamos nuestra amistad.

Su etapa en el instituto no fue nada fácil. Desde el comienzo del instituto la gente focalizo su frustración sobre ella. ¿El por qué? No hay un motivo claro. Nada tiene justificación ante tales cosas. La llamaban gorda constantemente. Por cualquier motivo se metían con ella, todos los días del año. Natalia era muy tímida, pero sobresalía por encima de todos con sus notas. Tenía sobresalientes en casi todas las asignaturas, pero con diferencia Ingles era su favorita.

No sabía como afrontarlo. Yo la intentaba ayudar, me enfrentaba a sus acosadores y la aconsejaba. Era otra niña y tampoco tenía los recursos suficientes para saber como gestionar el problema. Yo tampoco podía alcanzar a comprender, que aquellas personas que se podían considerar “populares”, o que tenían una vida tan fantásticas, dedicaran sus vidas a meterse con aquellas personas tan vulnerables.


Las características de las personas que hacen bullying

  • Tienden a aparentar una alta autoestima.
  • Son rebeldes y no les gusta la autoridad
  • Muchos de ellos tienen problemas sociales o familiares
  • Resuelven sus conflictos con una conducta agresiva
  • Tienen poca empatía

Luego esta el resto. Con un perfil menos definido, está el círculo del acoso. Son personas que están en segundo plano, pero por ello no son menos importantes. Se ríen y apoyan a la persona que hace daño. Esto motiva a seguir con la conducta, pues refuerzan la autoestima del acosador. Otros incitan o participan para ganar posiciones en el grupo. No podemos olvidarnos de aquellos que simplemente pasan del tema. No les afecta, no se involucran.

Las características de la víctima que sufre bullying

  • Tener una personalidad introvertida
  • Tener alguna discapacidad física o psíquica
  • Pertenecer a un grupo cultural o religioso minoritario
  • Tener una orientación sexual distinta
Bullying


Estos son factores con mayor posibilidad de sufrirlo, pero no significa que por cualquier motivo, por insignificante que sea, alguien estuviera libre de sufrir bullying.
Natalia perdió muchos momentos de su adolescencia. Se encerraba en casa. Con el paso de los años y su matriculación en la universidad, empezó a ver el cambio.


Se graduó en filología Inglesa y actualmente imparte clases de español en Londres. Conoció a su pareja allí y le van las cosas realmente bien. Hecha la vista atrás y ve lo que ha pasado y lo que ha conseguido. De aquellos chicos tan guapos y tan populares sabemos que no han llegado a ser mucho en la vida. Será cuestión de karma. Natalia ha llegado a comprender que no ha tenido ningún problema nunca. El problema eran ellos y sus circunstancias.
Es un testimonio de bullying que ha terminado realmente bien para ella. Pero cuantas personas sufren en el colegio, institutos, trabajos…y no saben como afrontarlo. ¿Qué les sucede a estas personas?


Las consecuencias que muchas personas han pasado o pasan al sufrir el acoso son realmente graves.


Algunas consecuencias de bullying son:

  • Ansiedad
  • Baja autoestima
  • Depresión
  • Suicidio
  • Abuso de sustancias
  • Bajo rendimiento escolar o laboral
  • Aislamiento social

 Hay tres fundamentos principales son:

Prevención, intervención y actuación

Estos procedimientos se desarrollan así en el ámbito escolar:

La prevención es observar, evitar determinadas conductas agresivas o palabras inadecuadas, poner límites a determinadas actuaciones. Estar al corriente de lo que sucede en el aula. Hablar y actuar acorde las circunstancias. Los valores y comportamientos de la gente de nuestro entorno es fundamental para nuestra conducta.

La intervención. Hablar con los hijos acerca del acoso. Detectar si hay algún problema de autoestima, o si no se siente bien. Informar al centro escolar de lo que esta sucediendo. Crear un plan especifico de intervención para cada caso.

Actuación contra el bullying. Se recopilara toda la información de lo que esta ocurriendo. Como, quienes, donde, por que. A partir de estos datos se crea una medida de actuación especifica que se irán desarrollando y comunicando en reuniones. Medidas obligatorias en estos casos. No son medidas confidenciales para las familias implicadas. Lo primero es proteger a la victima, y para los implicados en el acoso puede acarrear una sanción educativa. Cuando el procedimiento ha sido favorable o no, se debe comunicar al centro. Si estas medidas no han sido las apropiadas y no se esta conforme, puede presentar toda la documentación adquirida en una inspección educativa o dirigirse a prestar una denuncia a la guardia civil.


Si has sufrido o sufres un caso de bullying, por favor cuéntanos tu caso. Intentemos entre todos que estos actos desaparezcan. En la pagina de foros se habré uno expresamente para esta situación. Pincha AQUI y habla.

https://desahoga2.com

No quiero un entierro así. Pero aguante por ti

El último adiós.

Rígido, frío, inmóvil. Acerque mi mejilla a la suya y susurrando dije mis últimas palabras. Te quiero mucho.

48 horas antes, de mi último adiós, aparcaba en el recinto del tanatorio. Estaban todos los sitios ocupados y los coches se agolpaban en un terraplén cercano al sitio. En la puerta se apreciaban muchas personas. Todas en grupos, no muy numerosos, y a cuál peor con sus circunstancias. Yo era consciente de lo que sucedería una vez pisara las puertas de ese sitio. Por desgracia lo había vivido con anterioridad. Pero la persona es alguien muy especial para mí. Esto no implica que el golpe no duela; porque duele; duele a rabiar. La diferencia esta vez es que sé cuando se van a ir produciendo dichos golpes.

Nada más pasar la recepción, localice en unas pantallas el nombre de mi hermano y la sala donde se encontraba. Como ya había apreciado desde que deje el coche, el tanatorio estaba lleno. Cuando llegue a la puerta y volví a leer su nombre en una pantalla digital que se localizaba al lado de dicha puerta, me dio un vuelco el corazón. Notaba sensaciones en mi cuerpo difíciles de describir. Abrí la puerta. En un lado, un poco oculto, estaba el cristal. Me acerqué y allí le vi. Me separaba solo un cristal, pero ya le notaba muy lejos.


Tan joven, tan guapo. Era él, pero su expresión y su gesto no era como siempre. Le notaba raro. Daba igual, era lo de menos, era su último momento. Me senté en el sillón de enfrente. Y le observé. En ese momento no pensaba, tenía la mente en otro sitio, solo le miraba. No sé cuanto tiempo transcurrió estando en ese estado. Pasaba el tiempo tan rápido y tan lento a la vez. Lo que si recuerdo bien, eran los cigarros que inhalaba fuertemente. Notaba el humo y el frío como rasgaban mi garganta. Pero aun así me aliviaban.


Había momentos que me angustiaba estar allí dentro.

Había muchísima gente. Mucha que entraba y salía. Yo podía contar con los dedos de una mano a los que conocía. La verdad es que me sobraban todos. En la muerte de alguien, ¿es necesario hacer todo aquello? Supongo que cada uno tenemos una manera de ver y de vivir la muerte. Cuando muera no quiero esto para mí. Mi ultimo momento… Seré rara, pero de esta manera no me gusta nada.


A la mañana siguiente, con 10 cafés en el cuerpo y unas ojeras que pesaban más que mi bolso, se produjo lo que yo más temía. Eran las últimas horas que nos quedaban para estar juntos. Yo no podía llorar más y fumar más. O mis ojos o mis pulmones terminarían estallando. Pero cuando nos dijeron que teníamos que despedirnos, lo tuve claro. Si quería verle y despedirme. Tocarle y decirle adiós. Cuando llego el momento, nos pusimos en fila delante de la puerta que nos separaba de él. En tercera posición, detrás de mis padres, allí me encontraba. No sabía que iba a decir. Como iba a actuar. Sí que era la primera vez que iba a estar en presencia de un fallecido, aunque fuera mi hermano, no sé cómo tu cuerpo raciona ante esta situación.


Solo tenía frío, mucho frío, y la puerta se abrió. Vi como mi madre se abalanzaba a mi hermano y le abrazaba sin poder soltarle. Mi padre se posicionó detrás de su cabeza y se la sostuvo . Solo lloraba. Yo sin saber muy bien que hacer, me acerque. Mi cuerpo reaccionó solo. El último adiós.


Uní su cara con la mía.

En ese momento nos encontrábamos entre dos mundos. Yo en el que seguía caliente y mi corazón palpitaba y él frio e inerte. Mis palabras salieron solas, sin pensar. Unas palabras tan simples en realidad, pero verdaderas. Estaban tan adentro que cuando las pronuncie, no me di ni cuenta. Un temblor me entro desde los pies a la cabeza. Tiritaba, estaba temblando. Sentí el empujón de una mano inexistente que me empujo hacía la pared, me quede estática y lloré. Cuando se terminó el tiempo permitido y salí de esa sala, le dejé atrás, pero muy dentro de mí. Me sentí bien por muy raro que parezca. No tuve oportunidad de despedirme y hablar y contarnos lo vivido. Pero si quería que supiera lo que yo sentía. Y fue mi adiós.

mi último adiós

La misa es lo último por vivir. No me entere de las palabras del cura, ni de que iban los cánticos. Solo me daba más pena de vivir todo eso por mi hermano. Salimos de la capilla instalada en el mismo tanatorio y nos encontramos con el coche fúnebre. Sería nuestro último camino juntos. Lo hice agarrada de las manos de mis padres. No sé si ellos se iban a caer, o sería yo. Y llegamos a aquel hueco, pequeño, húmedo y oscuro. Solo de pensarlo se me pone los pelos de punta. Y después de pasar el duro momento de ver como le introducían y cerraban el maldito hueco, no puede llorar más. No tenía mas lágrimas.

Ahora cada vez que voy, veo su nombre, las palabras que la familia decidió grabar y las flores en sú lápida. Mi hermano sabía que no me gustaba ir a los cementerios. No es la forma de visitar a un ser querido. Pero es lo que él quería. Y por él principalmente voy a verlo. Hablo y le cuento . Le digo que le quiero y le extraño y siempre me despido con un beso en mi mano que luego acerco a su lápida.

Le echo mucho de menos

Pero mi conclusión final es que no me puedo lamentarme por no tenerle conmigo. No puedo cambiar eso. Lo que si se, es que he sido muy afortunada de tenerle, de vivir los momentos que he compartido con él. Y me quedo con eso. Porque él vive en mí, es parte de quien soy y de quien seré en un futuro. El vivirá por siempre en mi interior. Ese fue el último adiós. ¿ El tuyo como fue?.

Por él y para él. Te quiero mucho.

https://desahoga2.com

Amor, ¿a mí o a las máquinas?

¿Serias capaz de cambiar tu primer amor por tu propia vida?


Apoyados entre dos coches le miró fijamente y ya no siento nada. Lo había sido todo para mí, y ahora solo me causaba indiferencia. Le estaba diciendo adiós, para empezar mi nueva vida. He pasado los últimos cuatro años con él, en lo que he vivido situaciones que me venían grandes. He decidido que no puedo más, ahora es momento para mí y rehacerme. Me encuentro rozando mi mayoría de edad. Mi adolescencia, esa que todos deseamos vivir al máximo, la he perdido. He dejado de vivir experiencias por su inseguridad y sus celos. Yo lo he permitido, no he sabido ver que me pasaría factura. Las llamadas constantes para saber que hago y donde estoy, me saturan. Su nombre en el teléfono me provoca mucha angustia. Y su problema con el juego, esta en el punto mas álgido.

No puedo olvidar todo que he tenido que pasar. En este momento necesita ayuda, de gente profesional y de la gente que le quiera.


Las cosas siempre empiezan poco a poco, donde no aprecias que puedan ser un problema, hasta que alcanzan una inmensidad tan grande que no puedes controlar. No supe poner límites, mis límites. Si pienso en global de las cosas que hemos hecho, puedo resumirlo en bares y máquinas tragaperras.

a mi

Todo empieza bien….

Estaba a favor de ir a tomar algo de vez en cuando a un bar, aunque era nuestra monotonía. Al principio entre cerveza y cerveza comenzó a echar el dinero del cambio a la máquina, y termino….termino muy mal. No quería estar sentada, en un taburete de un bar apoyada en la máquina, viéndole jugar sin parar horas y horas. Si no había dinero, se sacaba en el cajero y se continuaba. Yo hablaba a una persona que permanecía absorta en una ruleta giratoria de fruta. ¿Esa era la vida que yo quería tener? ¿Qué futuro me esperaba?.

Al ser reticente de involucrarme más en su mundo, con su familia y amigos e ignorar el mío, me resultaba difícil explicarles lo que le estaba sucediendo y desconocía si ellos tenían alguna sospecha sobre esta situación. Mi familia, tampoco era consciente, no lo he comentado jamás.

Vaso a rebosar

Ayer fue el día que el vaso se llenó. Llevaba diecinueve horas desaparecido. No regreso a casa cuando nos habíamos despedido. Su familia estaba muy preocupada, pero no sabían dónde buscarlo, no cogía el teléfono ni contestaba a los mensajes. Sus amigos no le habían visto. Yo me lo imagine…..estaba en un bar. Con la llamada desesperada de su madre, cogí lo puesto y salí a buscarle. Recorrí bares y bares.

Volvía la noche y no le encontraba…hasta que, por fin, en el bar más oculto y cutre, le encontré. No parecía él, tenía otro semblante, los ojos inyectados en sangre y fuera de sí. Le puede sacar de allí y hablar. Y solo recibía insultos. Como no sabía como seguir haciéndome daño, me reconoció una infidelidad que yo sospechaba. Se alegraba de lo mal que lo había pasado por los insultos recibidos por parte de sus amigos….fue una locura.

maquinas

Hoy, ya habiendo digerido todo lo sucedido y analizando mi relación. Una parte de mi se considera egoísta por no continuar con él y ayudarle, pero la otra se encuentra incapacitada para hacerlo. Pesa mas la segunda. Me ha hecho daño, no puedo olvidar todo lo pasado. Son muchos años, en los que he permitido su control absoluto sobre mi. He dejado todo por él y solo he recibido, peleas y gritos. Deseo que se recupere y sea feliz, pero yo también debo conseguir esa felicidad.


Nos abrazamos, es un abrazo intenso, ha llegado la hora. Cruzo la calle y giro, ya no lo veo. No se si volveré a verle. Comienza el futuro de ambos. Como será….todavía esta por escribirse.

¿Qué sucedera?

La frase más importante que me he topado en todas las páginas especializadas es, “el primer paso para solucionarlo, es reconocer tu problema”. En un blog llamado mentes maravillosas hay un post relacionado que me gustaría que leyeras, te servirá de ayuda.

https://desahoga2.com

Tú; fuerte y capaz

La tendencia no cambia

Aunque tú seas fuerte y capaz la crisis económica afectó a toda la población, aunque marco una brecha más grande entre pobres y ricos. Hemos tenido subidas o bajadas, pero el desempleo y los trabajos precarios han sido una constante.
Nos encontramos cansados, frustrados, enfadados o deprimidos.
Padres que no pueden dar de comer a sus hijos, comercios y pequeñas empresas que cierran, trabajos más sacrificados con sueldos míseros….
Tú puedes ser uno de ellos.
No quiero entrar en debate de lo que tenemos o deberíamos de hacer, no es mi objetivo. Lo que si me gustaría es reconocer el merito de todos vosotros.
Nuestra admiración no solo puede ir dirigida a resultados positivos. En las situaciones más adversas, hay personas que muestran fortaleza y coraje. Muchas no lo ven, no valoran quienes son y lo que hacen. Para mi son un ejemplo de superación y aprendizaje.

No es lo que te pasa lo que determina lo lejos que llegarás en la vida; es la forma de manejar lo que te pasa.

Zig Ziglar
Fortaleza

Una pareja de amigos

Marta y juan son padres de dos hijos pequeños, que trabajaban duro para pagar su hipoteca y proporcionar una estabilidad a sus hijos. Su historia empezó como estamos cada vez mas acostumbrados a oír. Perdieron sus trabajos, no pudieron hacer frente a la hipoteca…¿sabéis como sigue, verdad?

Comencé a observar como eran sus comportamientos, independientemente de la situación en la que se encontraban. Sus caras reflejaba las preocupaciones que les rondaban, pero cuando se encontraban con sus hijos, sacaban una sonrisa. Su esfuerzo es hacerles pasar los mejores momentos. La unión y amor que se respira en su mundo es admirable. Sus hijos a pesar de todo son felices.

Ellos no ven su fuerza, solo sus debilidades y sus fracasos. Yo veo, superación, amabilidad, protección…Adjetivos que jamás se plantean.


Es un ejemplo de tantos. No podríamos centrarnos en una situación, hay tantos problemas como individuos en el mundo. Pero Fuerte y capaz cada uno de ellos.


Tú, fuerte y capaz

Aunque no solucione el problema principal ayuda.

Por un momento piensa en ti, en lo que eres, o representas para alguien que esta a tu lado. No veas o te preguntes por que has llegado a la situación en la que estas. Respétate y quiérete. Se Fuerte.

Mi admiracion va dirigida a ti.


En la página de RECURSOS encontraras la información relacionada con el desempleo y curriculum, no dudes en informarte.

https://desahoga2.com

alt atributo vacio

Vergüenza

La vergüenza esta considerada como un aspecto negativo y a cambiar en los seres humanos, ¿ Pero por qué esto ha de ser así?


La está destruyendo por dentro, no se encuentra, no sabe quién es.

Emma ha tenido problemas toda su vida con su yo interior, y desde pequeña ha sido considerada una persona un poco rara, creando en ella numerosas inseguridades.

Sabe que es vergonzosa, pero ¿hasta qué punto? Todos en algún momento sentimos timidez, estamos cortados, pero ¿es normal lo que la pasa a ella? El miedo a que la miren, a ser el centro de atención, a realizar una llamada telefónica, al ridículo….es tan intenso que sus síntomas son cada vez peores.

¿Qué la sucede?. El corazón la va a mil, las manos sudan, siente mucha vergüenza, tiene tanta angustia que parece que se va a desmayar. Si tiene que realizar alguna gestión ella se anticipa ante lo que pueda suceder. “¿La puerta se abre hacía dentro, hacia fuera?, ¿tengo que coger un ticket?, ¿lo tengo que pedir o coger de una maquina?…

Vergüenza

Ante tantas dudas, Emma no pudo más, se rompió . Su estrés la produce un dolor de cabeza tan intenso y un agotamiento que la deja dormida. Aguanta como puede su jornada laboral, pero en cuanto llega a casa y se sienta, se desvanece hasta la mañana siguiente. Su médico de cabecera ha sido claro, el cerebro tiene que descansar. Le tienes sometido a tanta presión que el mismo ha decidido actuar.

La situación es crítica; pero a veces tienes que caer para poder levantarte. Emma decidió que era hora de tratar sus sentimientos y poner orden a su vida. El motivo es el mayor de todos, quiere ser feliz.

La felicidad aparece cuando lo que piensas, lo que dices y lo que haces están en harmonía.

Mahatma Gandhi

¿Qué puedo hacer con la vergüenza?

Como novata en gestionar sus alteraciones, decidió buscar en internet. –Vergüenza–. Una de las descripciones, se ajustaba bastante a su perfil; sorprendiéndola. Fobia social o timidez extrema. Rebusco entre miles de páginas web para localizar a un psicólogo y concertar una cita. Entre tantos, Mario Martín, psicólogo clínico y psicoterapeuta, se ajustaba a lo que Emma necesitaba.

Sentada en la sala de espera, estaba cómoda. Era un sitio agradable y acogedor; lo que no ayudaba era que estaba sola. Saco fuerzas y se mantuvo allí, pronto la llamarían. Mario era un hombre de mediana edad, con una voz suave y delicada, que no acompañaba nada con su aspecto físico algo rudo. Empezó realizando un montón de preguntas, que se sumaron a otros miles más. Cuando creyó oportuno su interrogatorio, lanzo su análisis.

–Tu vergüenza extrema, te crea ansiedad y angustia. No puedo decir que estés sumergida en una depresión, pero sí que debes tener cuidado y empezar paso a paso tu curación. Cuando estés en una situación incómoda para ti; si necesitas salir un momento y respirar, hazlo. Cuenta diez o veinte…. En el caso de ser algo urgente, puedes ponerte en contacto conmigo utilizando mi número de teléfono. Y por último, necesitas una medicación para estar relajada, dormir mejor, realizar actividades con mas tranquilidad. ¿Cómo lo ves?.

Emma estaba sorprendida. Con veintidós años ya iba a empezar a medicarse. Esa idea la espanto. Muy agradecida le dijo —llamare para concertar otra cita para la próxima semana. Con las ideas más claras le diré algo sobre lo que me ha comentado.—
Emma no volvió a llamar.

Esta opción sabia a lo que la conducía, optó por otra. Sin descartar por completo la ayuda de un profesional, pero debía intentarlo ella primero. Si no obtenía resultado positivos si acudiría a un especialista.
Leyó excesivamente, se informó, y descubrió abundantes herramientas emocionales que podía poner en práctica. Volvió a analizarse. Quito los adjetivos negativos de su lista y empezó a descubrir que tenía cualidades. Algunas más escondidas que otras, pero que le gustaban.

Empezó haciendo pequeñas cosas que la generaban ansiedad, como ir a comprar sola, realizar gestiones, llamadas telefónicas…Lo paso mal, pero se obligaba. Cuando concluía una de ellas, se sentía bien, autónoma y capaz.
No fue fácil, no tardo un mes, ni dos. Pero si que empezó a sentirse mejor. Se relacionaba con soltura, era fuerte para someterse a situaciones nuevas.

Pasos al cambio

¿Qué puedo conseguir?

Pasado los años, como resultado. Emma recuerda aquellos momentos tan malos, y ve en su totalidad lo que ha conseguido. Sobre lo que tuvo que pasar. ¿Cómo será en el futuro? es consciente que siempre será vergonzosa, es una parte de ella. Sentía, siente y sentirá vergüenza, pero nunca de la manera que la dejo sin alma.
Al quererse de una manera sana, dejo a un lado muchas de sus inseguridades y de darle importancia a opiniones que no tienen ningún valor.

Emma hace y siente lo que la apetece dejando atrás su pasado.
Su reflexión final, analizando su vida, es que, no es rara, es distinta. Como lo somos todos.


Si os habéis sentido identificados o algunos rasgos descritos de la personalidad de Emma encajan en ti , puedes consultar este post, es uno de las mejores definiciones que he encontrado. Fobia social y timidez

https://desahoga2.com