El alcohol me engaña, hasta la mañana siguiente cuando todo se vuelve negro

El alcohol es una droga aceptada socialmente, y la mayoría asociamos las bebidas alcohólicas con momentos positivos y relajantes. Además, muchos recurren a ellas de forma habitual para desinhibirse, tener más confianza en sí mismos o aliviar la ansiedad que pueden causar los problemas cotidianos. Resultado: gran parte son alcohólicos y ni siquiera lo saben.

¿Cómo detectar a un alcohólico?

¿Conoces a alguien que pueda tener un problema con la bebida? ¿O tú mismo puede que hayas desarrollado dependencia frente al alcohol? Te damos algunas claves para reconocerlo.

El alcoholismo se detecta por la aparición del síndrome de abstinencia, que consiste en temblores, sudoración, náuseas, dolor de cabeza y aumento de la presión y frecuencia cardiaca si no se ingiere esta bebida. Pero también puede consistir simplemente en un fuerte deseo de consumir alcohol. Otra forma de detectarlo es la tolerancia, es decir, el hecho de necesitar beber más para conseguir los mismos efectos.

¿Se puede detectar el alcoholismo en un análisis de sangre?

Frecuentemente sí. Incluso aunque la persona no haya consumido alcohol antes del análisis, muchos alcohólicos presentan niveles de volumen corpuscular medio (VCM) o gamma glutamil transpeptidasa (GGT) altos.

alcohol

Tipos de alcoholismo

Ser alcohólico no significa pasarse el día borracho. Existen varios tipos de alcoholismo, que clásicamente se dividen según la clasificación de Jellinek:

– Alcohólico alfa: no manifiesta síntomas físicos de abstinencia, bebe por dependencia física y así evitar la ansiedad o las preocupaciones.

– Alcohólico beta: bebe regularmente de forma excesiva. Tampoco tiene síntomas físicos de abstinencia, pero puede tener problemas como gastritis, resaca, fatiga, etc.

– Alcohólico gamma: existe dependencia fisiológica y a menudo se dan largos periodos de abstinencia.

– Alcohólico delta: existe dependencia fisiológica y psíquica. El bebedor es incapaz de pasar un cierto periodo sin beber.

– Alcohol épsilon o dipsomanía: es un bebedor episódico que puede estar un tiempo más o menos largo sin beber, pero luego toma grandes cantidades de alcohol.

Consecuencias del alcoholismo

Todos conocemos las consecuencias a corto plazo, como la desinhibición, la euforia o la resaca. Pero a largo plazo puede producir problemas de hígado, sangrado de esófago o estómago, enfermedades en el páncreas, cáncer y problemas cardíacos. También tiene efectos psicológicos que van desde la depresión hasta la demencia. Desgraciadamente, a menudo aparecen cuando el grado de alcoholismo ya está muy avanzado, y por eso es importante actuar a tiempo.

Cómo tratar el alcoholismo

Es muy sencillo. Lo primero es intentar dejar de beber. Si no se consigue, hay que hablar con el médico, quien puede decidir seguir un tratamiento basado en medicamentos o acudir a grupos de ayuda que brindan apoyo psicológico para superar el problema.

Como puedes ver, dejar de beber no es difícil. Si crees que es tu caso o conoces a alguien que pueda ser alcohólico, ¡actúa a tiempo y evitarás graves consecuencias en la salud!

Fuentes donde puedes indagar en profundidad:

uentes de indagación

https://desahoga2.com

Published by

Comenta, da tu opinión