Estrés y Ansiedad

¿Qué diferencia hay entre estrés y ansiedad?

Es un tema que me preocupa, el estrés y la ansiedad según el paso de los años, se ha visto aumentado en la población. Se pueden producir por infinidad de factores. El estilo de vida que llevamos, las metas que nos pongamos como individuos, o sucesos de nuestro día a día que se nos hacen más difíciles…. En muchas ocasiones nos cuesta diferenciar ambas. Esto también sucede por que están relacionadas entre sí. El estrés puede desembocar en ansiedad.

Entremos en diferenciar cada una de ellas para entenderlas mejor.

¿QUÉ ES EL ESTRÉS ?

Nuestro cuerpo ante situaciones exigentes, nuevas, algún tipo de preocupación; entre otros; se prepara para saber como reaccionar. No siempre se debe considerar como un problema. Por ejemplo si nos encontramos en la situación de tener un nuevo trabajo, hacer una presentación en el instituto; el nerviosismo, el cosquilleo en el estómago…nos ayuda a adaptarnos.

Cuando vivimos una situación constante, que persiste en el tiempo, no poder hacer frente a una hipoteca, una enfermedad. Este estrés se puede volver crónico. En este estado nuestro cuerpo empieza a manifestar problemas que podemos considerar una enfermedad.

Podemos considerar problemas como:

  • Problemas de conciliar el sueño
  • Dolores de cabeza constantes
  • Problemas intestinales
  • Caída del pelo

El estrés es un estimulo ante un “peligro”, que cuando desaparece dicho peligro, pasamos a un estado normal.

¿QUÉ ES LA ANSIEDAD?

Es la acumulación de situaciones estresantes. Son miedos y preocupaciones más intensas. Están relacionadas con nuestras emociones. Es una enfermedad. Dependiendo de su intensidad puede que interfieran en nuestra vida diaria. En algunos casos puede ser producida por una causa externa. Por ejemplo, un suceso doloroso, una situación de peligro. Nuestro cuerpo se encuentra en estado de alerta a un niveles muy altos.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Palpitaciones, frecuencia cardíaca acelerada
  • Náuseas
  • Mareos
  • Nerviosismo

Al estar en esa alerta constante, se pueden desencadenar otras enfermedades como, enfermedades cardiovasculares, presión arterial alta, obesidad, etc..

Hay varios tipos de trastornos:

  • Trastorno obsesivo-compulsivo
  • Fobia social
  • Fobia especifica
  • Trastorno de ansiedad generalizada
  • Trastorno por estrés postraumático
  • Agorafobia

Las personas tienden a aislarse. Es una forma de encontrarse más aliviados. Los cambios de humor y de comportamiento afectan a las relaciones familiares y sociales. Nuestra capacidad de concentración, atención y aprendizaje se puede ver mermadas.

La ansiedad continua aunque la situación de “peligro” haya desaparecido.

COMO TRATAR EL ESTRÉS Y LA ANSIEDAD

En el caso de la ansiedad. Como toda enfermedad, debemos consultar con un especialista. El especialista utilizara el método más adecuado para tu trastorno, ya sea con terapia, estimulación o algún tipo de fármaco. Puedes incorporar técnicas que te ayuden, eso no es perjudicial, pero en esta situación no es suficiente. Un psicologo sera la persona encargada de aportarte mas información y técnicas especificas para ti.

En el caso del estrés o como una ayuda complementaria a la ansiedad, podemos cambiar hábitos y practicar distintas técnicas que nos proporcionaran bienestar.

  • Realizar ejercicio físico: Tiene múltiples ventajas para la salud. Si nos centramos en el estrés, nuestro cuerpo mientras realiza ejercicio, libera endorfinas. Esta sustancia es la encargada de “luchar” contra nuestro dolor y el estrés. Satisfacción, tranquilidad, es lo que sentiremos después de realizar cualquier deporte.
  • Practicar técnicas de relajación: Esta relacionada directamente con la practica de algún ejercicio, la sensación que proporciona es igual a la descrita a la anterior, con la diferencia en que esta buscamos también conectar con nuestra mente. Relajación, tranquilidad, paz.
  • Establecer y desarrollar las relaciones sociales: Al estar en una situación de estrés o ansiedad, cambiamos en muchos aspectos. Estamos mas irascibles, con mal humor y normalmente lo pagamos con las personas que se encuentran nuestro entorno. Ahora más que nunca debemos apoyarnos en ellas y no ir contra ellas.
  • Evitar alcohol, tabaco: En muchas ocasiones las personas beben para mitigar el estrés o ansiedad. Se fusionan con el alcohol o el tabaco. Pero esta demostrado que esto solo contribuye a empeorar la situación en la que nos encontramos.
  • Alimentación adecuada: Tener unos hábitos saludables, una dieta equilibrada, sin saltarse comidas hace que nos encontremos mejor. Por tanto nuestro físico y nuestra mente se encontraran mejor preparados para afrontar esas situaciones.

Podemos incorporar nuevas rutinas a nuestra vida de forma progresiva. La falta de tiempo en general nos impiden realizar determinadas actividades. Hay aplicaciones y videos que nos ayuda a meditar, a realizar ejercicio en casa e incluso a comer de una manera sana y saludable. Otra opción es consultar con un farmacéutico, ya que en las farmacias podemos encontrar productos no medicamentosos (productos de parafarmacia) que también nos pueden proporcionar ayuda para nuestros síntomas.

https://desahoga2.com

Published by

Comenta, da tu opinión